El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


LA JUNTA DIRECTIVA DE LA APUCV

Ante el comunicado del Núcleo de Decanos

 

Con el más absoluto respeto hacia los planteamientos contenidos en el mismo, hemos considerado necesario dar respuesta pública  a dicho documento, en virtud  de las interpretaciones que de  este  se puedan generar.

 

1)      Descontextualizar el origen del conflicto universitario y el cese de actividades docentes escamotea una parte importante de la realidad y genera una percepción equivocada del problema. Bajo esta premisa el planteamiento del Núcleo de Decanos  se queda mirando el  árbol sin mirar el bosque y no denuncia  las verdaderas causas  del problema: la política gubernamental de cerco presupuestario (todavía existente), el desconocimiento de las Normas de Homologación (sin ser reconocidas), la ausencia de respuesta a las exigencias estudiantiles (trato desconsiderado e irrespetuoso)  y la ausencia de voluntad política por parte del gobierno de reconocer a la FAPUV como representante legítima de los docentes agremiados a las Asociaciones de Profesores de las universidades nacionales.

 

2)      El cese de actividades docentes  es un instrumento de lucha utilizado después de agotar todas las vías de conciliación, diálogo y movilizaciones ante un gobierno sordo a las demandas gremiales.  Pero también, un instrumento que detuvo el intento de violar descaradamente la autonomía universitaria a través de un contrato colectivo de trabajo. Amenaza aún presente y cuyos indicadores están a la vista de toda la comunidad y parecen ignorar los Decanos.

 

3)      Resulta incompresible que el Núcleo de Decanos   maneje la existencia de cuatro mesas de trabajo y lleguen a afirmar que “se ha entrado en un escenario que permite definir nuevas estrategias de lucha hasta alcanzar los objetivos propuestos”.

 

Solo existe una mesa donde concurren AVERU y FAPUV y los avances no han pasado del reconocimiento teórico, por parte del MPPEU, de la Constitución Nacional y la Ley de Universidades, a saber: que la universidad es el ente empleador y que los derechos laborales son intangibles y progresivos. El reconocimiento fáctico inexistente, cuando al personal jubilado se le alteran sus derechos en abierta violación de la Constitución, la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras, los acuerdos suscritos con la OIT y la clausula 86 de nuestra Acta Convenio.

 

El cambio en los instrumentos de lucha será acordado entre el movimiento estudiantil y el profesoral y  al movimiento estudiantil no se le ha vuelto a convocar. Da la impresión que se tiene un importante desconocimiento del conflicto universitario.

 

4)      Concluye el mencionado pronunciamiento  invitando a “avanzar hacia la activación de la dinámica universitaria y la reprogramación inmediata de las actividades docentes, lo que garantizaría a los estudiantes la prosecución de sus estudios, sin la pérdida de periodo lectivos regulares (2012-2013).”

Durante años los profesores universitarios hemos soportado, por la universidad, por sus estudiantes, por el país, condiciones de trabajo indecentes, término que utilizamos  para contrastarlo con el de trabajo decente promovido por la Organización Internacional del Trabajo. Haberlo soportado, estoicamente,  nos llevo a las actuales condiciones de miseria. 

 

 ¿Nos invita el Núcleo de Decanos a emprender una  lucha conjunta y nos propone algún tipo de acción?  No, muy por el contrario, terminan  responsabilizándonos  de la pérdida de periodos lectivos regulares. No hay en el comunicado ni un asomo de crítica al verdadero responsable del paro y del conflicto: el MPPEU. Ni siquiera lo exhortan a responder a los justo reclamos. Ni un asomo de queja frente a una nueva formulación presupuestaria insuficiente e  impuesta.

 

De que regularidad hablan, cuando la academia sufre un profundo deterioro, cuando no podemos elegir a nuestras autoridades (decanales y rectorales), cuando la representación profesoral esta vencida, cuando nuestra cobertura de HCM institucional no supera los 3.000 bolívares, cuando se tiene una deuda multimillonaria con el IPP que lo tiene al borde del cierre de clínicas, cuando la inseguridad campea en el campus universitario, cuando la actuación de los grupos violentos no es sancionada.

 

Más temprano que tarde nos reincorporaremos plenamente a las actividades docentes, pues hay otras actividades institucionales que no han sido suspendidas.  Se olvidan que algunas de ellas se encuentran seriamente afectadas por la carencia de insumos, que  otras  han sido    suspendidas por la falta de personal o por espacios inadecuados como se ha planteado  con la situación que vive la Escuela de Idiomas Modernos.

 

Desde el gremio los llamamos a reflexionar y a estar a la altura de las circunstancias.

 

Que contraste el de  esa declaración con el pronunciamiento público del Consejo de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, con el pronunciamiento de los profesores de la Universidad Católica, con el acto del Frente Autónomo en Defensa del Empleo el Salario y el Sindicato (FADESS) y  con el pronunciamiento de la Conferencia Episcopal Venezolana. Tenemos   la impresión que no han entendido los tiempos que vivimos.

 

No nos propongan volver a  una falsa  normalidad que durante años hemos vivido para mantener la universidad abierta a toda costa.   Entendemos sus inquietudes,  pero resulta injustificable que las mismas no hayan sido ventiladas privadamente y  hayan recurrido a un comunicado  público. 

 

Ustedes serán los destinatarios de los conflictos futuros. Los profesores hemos   tomado conciencia de nuestros derechos y ustedes, como empleadores,  tendrán que dar la cara ante la violación de los mismos.

Les hemos advertido, hasta la saciedad, las verdaderas intenciones gubernamentales. Nuestro conflicto nunca ha sido exclusivamente salarial, su fortaleza ha estribado en haber evidenciado el intento de destruir la calidad académica y la pluralidad de pensamiento en el seno de las mismas y, frente a ello,  seremos intransigentes.

 


APUCV-IPP Sede Principal: Los Chaguaramos, AV. Los Estadios, Edificio Casa del Profesor
Telfs. 662-6651 / 662-6656 Horario: Lunes a Viernes, de 8:00 am a 12:30 pm y de 1:30 pm a 4:00 pm

Copyright © 2011 por APUCV-IPP, Derechos Reservados
webmaster@apucvipp.edu.ve